La mayoría de las personas asocian ortodoncia a brackets o alineadores invisibles pero los problemas de ortodoncia son variables y a veces se necesita usar otro tipo de aparatos como la ortodoncia interceptiva u ortopedia cuya función es  guiar el crecimiento óseo antes de que el niño termine de crecer (entre seis y once años de edad), cuando sus huesos se están desarrollando, pues el objetivo de  este tipo de ortodoncia es guiar el crecimiento y corregir el desarrollo del hueso maxilar y la mandíbula del niño para evitar malclusiones muy severas. La anatomía de la cara y su aspecto, depende en gran medida de una buena oclusión y de una buena coordinación de ambos maxilares,  superior e inferior;  subsanar estas anomalías o complicaciones cuando ha terminado el crecimiento, en la mayoría de las ocasiones, solo se podrán corregir mediante una operación (cirugía ortognática) realizada en quirófano por un cirujano maxilofacial; en cambio, en edades tempranas,  estos problemas son fáciles de tratar.

¿Que es un disyuntor de paladar?

El paladar se compone de dos huesos que se fusionan en la pubertad (se cierra una sutura que les une).

Cuando el paciente muerde al revés (mordida cruzada posterior) o tiene el paladar muy estrecho o abovedado (muchas veces implica problemas de deglución o incluso de respiración del niño), necesitamos formar más hueso a nivel de la sutura con el fín de hacer el paladar más ancho; para conseguirlo usamos un aparato de ortopedia que es el disyuntor en el paladar; este disyuntor se coloca para guiar y que se forme hueso antes de que el niño termine de crecer (por lo tanto, que se cierre la sutura).

El disyuntor es uno de los aparatos más habituales en la ortodoncia interceptiva, se utiliza para ampliar de una forma rápida y suave el paladar en niños aprovechando la edad de crecimiento y desarrollo,  ya que  sus huesos son más inmaduros y se puede  forzar suavemente al paladar a ensanchar de una forma muy sencilla y sin pasar por quirófano.

¿De que forma actua un disyuntor de paladar?

El disyuntor de paladar o expansor es un dispositivo ortopédico fijo que se coloca durante la etapa de crecimiento del niño. Está formado por dos  componentes acrílicos o metálicos, parecidos de forma y proporción, que están unidos entre si por un tornillo sobre el que se que ejercerá una fuerza transversal expansiva que hace que se ensanche el paladar obteniendo la expansión que se desea (previamente calculada en un estudio). El ortodoncista, primero procede a la toma de medidas de la boca del niño para confeccionarlo, a la semana se lo coloca sujetandolo a los molares superiores y dará las instrucciones a los padres del niño de cómo y cuándo tienen que activar y mantener la acción del aparato; los padres tienen que estar involucrados en el tratamiento para llegar a obtener los resultados deseados.

¿Es doloroso llevar un disyuntor de paladar?

No es doloroso llevar un disyuntor de paladar,  solamente el niño sentirá un poco de presión cada vez que se active, también podrá sentir durante los primeros días,  la presencia de un cuerpo nuevo en la boca, pero se acostumbrará a él rápidamente.

¿Cuanto dura el tratamiento?

El tratamiento activo (donde se necesita la colaboración de los padres) dura aproximadamente entre los 15 y 20 días, que es durante este periodo cuando se produce la expansión del paladar,  transcurrido este tiempo,  se bloquea la expansión del disyuntor del paladar y mantendremos este,  durante un periodo de 6-9 meses para que termine de formarse el hueso suficiente y  para que termine de formarse el hueso que hemos ensanchado.

Es normal que durante este primer periodo, se desarrollen diastemas ( espacio abierto entre dos o más dientes, se observa con mayor frecuencia entre los dos dientes incisivos centrales) esto no nos debe preocupar,  porque en una fase posterior, pasados unos meses, se puede corregir.

Es el ortodoncista el que tiene que valorar si al niño le tienen que poner un aparato de retención o un tratamiento de ortodoncia.

Los ortodoncistas de Centro Dental Internacional aconsejan que para la corrección de estos problemas ortodóncicos, que sea un especialista en ortodoncia quien lo evalúe; la  prevención desde edades tempranas,  es vital para el niño.

Gracias a  los avances de  la ortodoncia interceptiva se pueden  resolver  problemas de maloclusiones,  corregir anomalias sobre los huesos faciales y  malformaciones en el desarrollo dentofacial del niño,  por lo que es importante  que los padres se conciencien de llevar a sus hijos a revisiones anuales antes del pico de crecimiento.

 

Pin It on Pinterest

Share This